28 02
#Eat & Drink

Las tartas de queso que hay que probar en Madrid

Si eres adicto al dulce y a las tartas caseras, si sueles escoger los sitios donde sabes que los postres son irresistibles o si se te hace la boca agua cada vez que lees una carta donde las tartas son artesanas ¡Tienes que probar cuatro sitios indispensables
en Madrid donde se elaboran las mejores tartas de queso del mundo!

El primero se encuentra en el número 8 de la calle del Conde Duque y está especializado en crear sándwiches saludables y diferentes. Se llama Crumb y su interior es de lo más acogedor, sillas y mesas de madera, lámparas de mimbre, enredaderas… el estilo es entre rústico y moderno al mismo tiempo.

Lo que más nos gusta de Crumb es que el pan que utilizan para sus elaboraciones, lo amasan, le dan forma y lo hornean a diario en el local. Las harinas son ecológicas y de masa madre, aquí puedes encontrar panes de todos los tipos: trigo, semillas, de patata de miel y cebolla, con centeno… ¡No habrás probado un sándwich igual! Y después de la comida, no hay quien pueda resistirse a su tarta de queso. Es poco dulce y con un toque de queso azul ¡Salivarás solo con verla!


A poco más de 2 km, está otro de nuestros rincones preferidos, La Maruca. Se encuentra en el número 54 de la calle Velázquez y su gastronomía es cántabra actualizada. Se ha convertido en uno de los restaurantes más de moda de la capital y su terraza de invierno está siempre muy solicitada. Cuenta con rincones de lo más acogedores que te hacen sentir como en casa (sillones al fuego, leña, estanterías llenas de libros…) y hay platos, como la terrina de foie (hecho por ellos) con Sobao Tostado, las almejas a la marinera o el solomillo de cerdo ibérico al queso de cabrales, que no puedes perderte.

Pero lo mejor llega con el postre, entre sus elaboraciones estrella se encuentra su famosa tarta al limón 1981 y su irresistible tarta de queso ¡Querrás probar ambas!


Cruzando Serrano y el Paseo de la Castellana, se encuentra Pomerania. Se ubica en el comienzo de la calle María de Molina y su estilo es más nórdico que el de sus hermanos. El ambiente es de lo más cosmopolita: colores tierra, líneas sencillas, originales espejos, sillones de terciopelo… ¡Te enamorará cada detalle!

Cuenta con una cocina de autor que rebosa personalidad por todas partes. Se respiran influencias peruanas y es casi un pecado no probar su tartar de atún rojo, con chanquetes y huevo y su irresistible tarta de queso Pomerania ¡Repetirás!


Un poco más alejado del centro, en la zona norte de Madrid y en plena Puerta de Hierro, se encuentra El Rincón de Vespok. Se ubica en lo que fue una antigua ermita, en el número 16 de la calle Isla de Oza y su cocina es tradicional.

El estilo tiene aires de inglés moderno y su interior es sencillo y elegante. Este invierno tienes que probar la acogedora terraza interior y pedir su tarrina cheescake para acabar la comida ¡Se convertirá en uno de tus postres favoritos!

Comparte este artículo

Otros artículos que te pueden interesar

  • Las mejores escapadas de Semana Santa: Málaga

    Ver más Ver menos

    Málaga, ciudad con un clima envidiable, donde disfrutar del sol, la mejor gastronomía, una vida cultural de vértigo y

  • Las mejores escapadas de Semana Santa: Sevilla

    Ver más Ver menos

    La ciudad de Sevilla es siempre una opción perfecta para una escapada. Llena de encanto, belleza, arte y cultura. Sus calles

  • Las mejores escapadas para Semana Santa: Salamanca, Toledo y Guadalajara

    Ver más Ver menos
  • Las mejores escapadas de Semana Santa: León

    Ver más Ver menos

    La capital leonesa suele ser un punto de encuentro para muchos viajeros del territorio español. Su gastronomía y sus emblemátic...

  • Agenda para este fin de semana en Madrid

    Ver más Ver menos